Asfalto amargo

El suelo de la estación de tren de Marburgo sabe a sal.
Lo saben los perros, los mendigos y las hormigas. Lo sabe todo aquel que ve sus lágrimas estrellarse frente a sus pies.

Todos los años le llueve agua salada y, según parece, este año dimos nosotros el comienzo de la nueva temporada. Os dije adiós a todos y cada uno, siempre en la Gleis 4. La diferencia es que, esta vez, no habrá sitio para vosotros en ningún vagón de vuelta. Os marchasteis con las maletas llenas de kilos de más y de recuerdos de menos. Y dolió veros partir.

 

 

Y más dolió verte partir.

Allí, a las 10. De nuevo frente a tan frecuentada vía. Tu aire despreocupado y mis ojos hambrientos.

 

 

Y mucho más dolió verme partir.

Sola. Sin labio alguno que me rozara mejillas ni me secara las lágrimas. Sentada, a la espera, en el mismo banco donde te respiré por última vez, respetando el espacio que ocupamos. Y te juro que nos vi. Nos vi sonreir. Me vi disimular la pena y las ganas de que engulleras mi flaqueza. Y también te vi besándome la boca mientras se abrían las puertas y te oí decirme te echaré de menos antes de que se cerraran. Y volví a ver cómo desaparecías. 

Y lloré lágrimas amargas. Porque ambos volveremos a encontrarnos, desconocidos. Porque volveré a lo mismo para tratar de que sea distinto. Y me pregunto si seguirás queriendo despertarme las noches y emborracharme los sentidos, otra vez; si volverás a ser esa casa sin llaves, ese agua que no quita la sed, otra vez.

Y tengo miedo, porque he decidido apostar sin tener una buena mano. Porque lloverá sobre mojado.

 

Hasta septiembre, dueño de mi Steinweg.

 

 

Me pregunto cuánta gente irá cada día a llorarle al suelo gris de cada estación de tren y a qué sabrán sus gotas estampadas contra el suelo.

Anuncios

Acerca de Adelunes

Pies de pentadrama
Esta entrada fue publicada en Lo que se esconde dentro y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Asfalto amargo

  1. INSOMNE dijo:

    “sin labio alguno que me roce las mejillas”. Una definición dura y cruel de la soledad.
    Doble like

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s