Camino de piedras

Se nos fue un amor de tildes y puntos suspensivos, de tónicas y átonas. De mis pasiones y tus ambigüedades.

Y aunque me quede con las manos vacías y los labios llenos de reproches, seguiré esperando a que me tientes a morder mil manzanas más, desafiando una y otra vez a ese dios que tanto envidiabas; seguiré esperando una señal que me aliente a crear vida en tu mar muerto.

Hasta siempre, dueño de mi Steinweg.

Anuncios

Acerca de Adelunes

Pies de pentadrama
Esta entrada fue publicada en Lo que se esconde dentro y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s