Una lady Chatterley

Cuando uno se va, se le queda medio cuerpo y el alma entera por el camino; ya no se siente de ninguna parte (algunos porque, quizás, tuvieron la suerte o la desgracia de ser cuidadano de mundo, de no encajar en ninguna parte por ser ficha de cualquier puzzle).

Y cuando uno vuelve, se nota diferente hasta en la forma de caminar. Los olores despiertan recuerdos en la parte más escondida de la mente y al mismo tiempo una cierta repulsión que no se puede explicar; las voces, demasiado altas y las palabras, totalmente vacías; las personas, más viejas y los problemas, infinitamente mayores. Las calles están rotas como la vida de la gente.

Y yo, que me siento a caballo entre el pasado que creí dejar atrás y el futuro incierto del que emigra, no tengo nada a lo que llamar casa. No hay bienvenidas lo suficientemente cálidas ni rostros que ya me alegre de ver, porque pertenecen a la vida de una Celia que ya no existe y que hace mucho que dejó de echar de menos. La de ahora, la que está con suerte un poco menos perdida, tiene claro que le quedan muchos kilómetros por recorrer y muchas metiduras de pata en contextos que no entiende entre la brutalidad de otras y nuevas lenguas. Y allá donde quiera ir llevará consigo las relaciones que más vida le aporten, las que le hayan abierto los ojos y le hayan ayudado a cerrar heridas. Y el que no quiera entender, que no entienda. Pero pena del que no lo haga, porque no habrá descubierto el verdadero significado de la vida, esa vida que no destruye y que trata de crear una eterna primavera.

Hoy quiero vivir como Mellors y Chatterley; alejada del engaño de esa falsa sensualidad que crea el dinero. A base de sexo salvaje y tierno, creando llamaradas de vida, corriendo desnuda bajo la lluvia y pisando con pies descalzos el rocío de la madrugada. Como una mariconada sin fin.
En cualquier parte y de cuaquier suelo.

Anuncios

Acerca de Adelunes

Pies de pentadrama
Esta entrada fue publicada en Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una lady Chatterley

  1. INSOMNE dijo:

    Las cosas importantes son transfronterizas e intemporales, como por ejemplo que Mick Jagger siga durmiendo a tus pies.
    Beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s