Átropos

Mi cuerpo se sacude por seísmos

entre posos de cúrcuma

y guerras civiles.

Se mece en el reposo de la meditación

entre nubes y drogas

hasta que la quietud es demasiado sorda.

Mi cuerpo suda arrugas y veneno

entre espasmos de estruendos

que acechan desde los apolillados huesos.

Hurga y araña en los recuerdos

y proyecta otros nuevos sin bandera blanca.

Tiñe los hilos dorados de negro

y los enreda en sogas hasta desembocar en arritmias.

 

Mi mente se sube a las sillas, a las camas, se esconde bajo ellas. Se retuerce en los cajones, cierra y abre puertas y rebusca en la basura. Mi mente se muerde y ataca como fiera hambrienta y enjaulada y se esconde de la vida en los armarios. Mi mente se mira al espejo sin reconocerse entre tanto infierno parido por las náuseas. Respira sin alcanzar el aire y de dióxido vuelve a la alfombra, a la de aquella casa de murallas mozárabes y oye llantos y corre por el pasillo hacia el refugio del pestillo del baño, abre el grifo de la ducha y se mete debajo olvidando quitarse los calcetines y el agua sale turbia y fría y suena música de caminos ascéticos y de réquiems de amor y las horas pasan y la lluvia sigue fría. Y de nuevo se ve el sol por la ventana y la gente camina vestida de blanco pero mi cuarto de alcohol y humedad no retiene la luz a partir del mediodía y veo dos cigarros en el suelo y los beso y trepo por el alféizar para encontrarte y preguntarte cuánto pesa mi oscuridad en tus manos, de qué decidiste huir con prisas y sin dejar huella. Pero sólo queda una sombra, un reflejo de un abrazo que no canta y que no compone y yo me descompongo y me descubro con sabor a sangre, me sabe la boca a sangre, pero el suelo ya está limpio y en las sábanas ya no hay rasto de tus pies. Y bailo en espiral antes de darme cuenta de que aún son las 9 de la mañana y de que ya no necesito más minutos de este día, ni del siguiente ni del siguiente y me lanzo al suelo a dormir para acallar la voz. Basta, por favor. Toma las tijeras y corta el hilo. Córtalo.

 

Anuncios

Acerca de Adelunes

Pies de pentadrama
Esta entrada fue publicada en Lo que se esconde dentro y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s